Historia

Más de 135 años atendiendo a la juventud de Utrera

El Oratorio Festivo

Si bien es cierto que la trayectoria histórica del Proyecto Oberti no abarca más de varios años, sus cimientos vienen de bien atrás, con la llegada de la Obra Salesiana a la localidad de Utrera. La Casa Salesiana Ntra. Sra. Del Carmen, de Utrera, surge gracias a las preocupación social del ilustre prócer utrerano D. Diego María Santiago, Marqués de casa Ulloa, apoyado por el Cardenal de Sevilla, Mons. Llunch y Garriga. Ante la grave carencia de escuelas en que se encuentra la Ciudad y la incultura de la mayoría de los niños, realizan toda suerte de diligencias ante Don Bosco , fundador de la Sociedad de San Francisco de Sales ( Salesianos ), en Turín (Italia) para que establezca una de sus ya famosas obras existentes en Utrera.

Desde entonces la entidad Salesiana lleva trabajando por los niños, adolescentes y jóvenes de la localidad, siguiendo el espíritu incansable de Don Bosco de trabajar por los jóvenes más necesitados, bajo el lema “buenos cristianos y honrados ciudadanos” ofreciéndoles una educación integral en el ocio y tiempo libre como ocurría en el oratorio festivo.

Asimismo, lleva casi treinta años organizando los campamentos del oratorio, especialmente para los jóvenes con más necesidades y en riesgo de exclusión social, desde el año 1988 al 2002 realizándolos en lugares como el Charco de los hurones (Cádiz), y desde el 2007 se retomó a propuesta del Coordinador de Pastoral D. Leonardo Sánchez, contando con la colaboración de los distintos grupos de la Casa Salesiana y familias que se volcaron para que estos campamentos volvieran a ser una realidad.

Con la colaboración de la Asociación “Mujeres de Santiago el Mayor” se comenzó a trabajar con estos menores en la zona del Tinte, y desde entonces se ha  continuado realizando el campamento de manera coordinada hasta la actualidad.

No dudaría en volver a reír

La obra salesiana quiso seguir apostando por la atención de los niños y jóvenes en situación de exclusión en la barriada del tinte con la realización de oratorios festivos de manera puntual, para este cometido se contó con la Asociación Juvenil Aldaba correspondiente al ambiente oratorio-centro juvenil. En febrero de 2011 fue posible afianzar colaboraciones con el ayuntamiento de la ciudad para la realización de actividades educativas desde el ocio y el tiempo libre en las instalaciones del CEIP ‘Coca de la Piñera’, ubicado en la zona de actuación de las casas baratas y la barriada de la Paz.

Con el paso del tiempo el proyecto sigue creciendo en influencia, dedicación y colaboración por parte de miembros de la obra salesiana, llegando a denominarse en el 2013 ‘No dudaría en volver a reír’ en alusión a la canción del campamento del Oratorio de dicho año. Trayendo otras de las novedades, el cambio de ubicación, desplazándose al aula de formación del parque de bomberos y su correspondiente patio deportivo.

Al comienzo del curso 2016-2017 se pretende dar un paso más para conformar este proyecto de educación no formal para jóvenes en riesgo de exclusión como un ambiente más de la obra salesiana en Utrera, por lo que propone una nueva denominación:

Proyecto Oberti

Don Ernesto Oberti fue segundo director de la Casa Salesiana de Utrera (1884-1904), y parte importante de la presencia Salesiana en España. Su papel en Utrera fue crucial para consolidar, orientar y dar vida definitiva a la fundación del marqués de Casa Ulloa.

Hay que destacar de Don Oberti su delicia viviendo en medio de los niños, especialmente con los pobres del oratorio, entre quienes desplegaba los recursos y habilidades de una hondísima caridad para hacerlos amigos, penetrar bondadosamente en sus corazones y llevarlos a una vida de gracia de Dios y humanamente más digna.[1]

Además de apostar por una nueva denominación, El proyecto social Oberti ya tiene logotipo que lo identifique. El diseño parte de una forma circular, por la letra «O», inicial del nombre del proyecto («Oberti»). De esta «O» surge una flecha hacia arriba que termina en la forma del logotipo de la congregación salesiana, que recuerda a una casita y a Don Bosco con dos de sus muchachos. De las flechas surgen unos brazos de colores que se unen, simbolizando el abrazo que el proyecto quiere dar a las distintas realidades sociales, para incluirlas y promocionarlas, identificado con una flecha hacia arriba.

Como siguientes pasos está el proceso de concesión de una figura legal propia, consiguiendo mayor autonomía con respecto a la asociación Aldaba y apostando por una gestión por parte de todos los grupos de la Casa Salesiana de Utrera. Para ello se ha creado la figura del Director del proyecto, encargado de su administración y gestión. Por último, se sigue estudiando cómo mejorar la atención a los niños/as y jóvenes destinatarios/as, siendo la mayor necesidad.

[1] Martín, A. (1981). Los Salesianos de Utrera en España: una institución al servicio del pueblo. Aproximación a su historia secular. Sevilla: Inspectoría Salesiana de Sevilla

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies